Make your own free website on Tripod.com

 

COMUNISMO

 

 

Su principal exponente es Carlos Marx (1818-1883), alemán de origen judío. Es autor de las obras "El capital" y el "Manifiesto Comunista", esta última redactada conjuntamente con Federico Engels, a principios de 1848. Las dos obras han sido la base de la doctrina comunista, que proclama la abolición de la propiedad privada, la supresión de los partidos políticos, la oposición contra las clases poseedoras de intereses económicos (lucha de clases), y como consecuencia, la dictadura del proletariado.

Las principales ideas de Carlos Marx son:

 Respecto al Capitalismo: creía que era un sistema cuyas raíces estaban descompuestas y que era necesario acabarlas para empezar de nuevo. Marx presenta al capitalismo como el explotador de la clase trabajadora, a la que él llama proletariado.

 En cuanto al Valor: distinguió entre el valor de cambio y el valor de uso. El valor de cualquier producto es exactamente igual a la cantidad de trabajo que se necesita para producirlo, distribuirlo y venderlo al consumidor; entonces lo que más importa en el valor, es la cantidad de trabajo requerido para producir un bien. Para Marx el valor de uso es el valor de su trabajo, por el cual recibe un salario; y el valor de cambio está representado en los servicios, expresados en la capacidad del obrero para aumentar las riquezas de las fábricas.

La doctrina comunista proclama que los principales recursos y medios de producción pertenezcan a la comunidad (propiedad "común" o colectiva de los instrumentos de producción) y no a los individuos.

En teoría, estas sociedades permiten el reparto equitativo de todo el trabajo en función de la habilidad, y de todos los beneficios en función de las necesidades. Algunos de los conceptos de la sociedad comunista suponen que, en último término, no se necesita que haya un gobierno (no haya poder estatal sobre el individuo) coercitivo y, por lo tanto, la sociedad comunista no tendría por qué tener legisladores. Sin embargo, hasta alcanzar este último estadio, el comunismo debe luchar, por medio de la revolución, para lograr la abolición de la propiedad privada; la responsabilidad de satisfacer las necesidades públicas recae, pues, en el Estado.

El modo de producción comunista se establece en el proceso de edificación del socialismo (fase inferior) y es fruto de la obra creadora de millones de trabajadores.

Marx plantea que entre más elevada sea la conciencia de los trabajadores y más plena y amplia su actividad y su hacer creador, mucho más rápido avanzará el progreso económico y social de la comunidad, y la economía comunista se irá estableciendo con mayor éxito, creando la dictadura del proletariado.

 

Página Principal